was successfully added to your cart.

Antes y despues: De cabecero a banco de estilo clasico

Para terminar la semana os traigo un antes y después de mi cosecha. En esta ocasión he reutilizado un viejo cabecero y lo he convertido es un precioso banco, y usando para ello maderas de palets. ¡No te puedes perder el cambio!
Hace tiempo encontré esta cama completa tirada en la calle (tenia hasta las vigas de metal para unir ambas partes) y la guardé a la espera de que se me ocurriera alguna idea para ella o que surgiera la oportunidad adecuada. Y se han juntado las dos porque con el cabecero ya tengo un encargo muy molón que podréis ver ya mismo y con el pie de la cama he hecho este estupendo banco. 
Y seguro que os preguntareis ¿por has hecho un banco? pues bien en muchas ocasiones suelo colaborar con I-Blue, que es un estudio de fotografía donde además hacen unas decoraciones muy molonas para bodas, y me ofrecieron colaborar para una  sesión de fotos que iban a realizar para una editorial sobre bodas. Así que me puse manos a la obra he hice este banco en tiempo record, me lo he pasado muy bien y las fotos ya están hechas así que ya mismo os podré enseñar alguna foto del reportaje (tendréis que estas atentos a mis perfiles de Facebook e Instagram). Por cierto, el encargo del cabecero también es para ellos y también es para una boda con lo que esta cama al final va a quedar muy romántica jaja.

Para hacer este estupendo banco he usado maderas de palets, concretamente para hacer la estructura ya que el pie de la cama lo iba a utilizar de respaldo. Primero lijé las maderas, las patas (que recuperé de una vieja silla) y el pie de la cama. Después le di una mano de imprimación al pie y a la estructura para que la pintura se fijara mejor. Por cierto, en las fotos no se ve muy bien o mejor dicho fatal, pero el color es burdeos. Normalmente no es un color que suela usar pero era necesario para la sesión de fotos que estuviera pintado en ese color. Con un par de manos de pintura fue suficiente y por ultimo cuando ya estuvo seca la pintura barnice todo. 
Lo más complicado verdaderamente fue el montaje de todo. Uno puede hacer un plan mental de como hacer las cosas y tenerlo todo preparado para comenzar pero siempre, siempre, sale algún imprevisto. En esta ocasión fue el unir la estructura con el respaldo (el pie de la cama). Los tornillos no querían entrar y creo que ni Hércules habría sido capaz de atornillarlo. Menos mal que mas vale maña que fuerza y engrasé los tornillos para que no tuvieran tanta fricción y fue una idea estupenda. Esta idea me la guardo para otra ocasión.
Como podéis ver, con un poco de imaginación podemos hacer cualquier cosa. Yo os animo a que antes de tirar cualquier cosa le dediquéis unos minutos a pensar que podríais hacer con ella. Estoy seguro que de esos minutos saldrán proyectos muy chulos que adornaran vuestras casas y que serán una magnifica experiencia.
¡Feliz fin de semana!

Join the discussion No Comments

A %d blogueros les gusta esto: